martes, 2 de abril de 2019

Catalogación Plaza de Nuestra Señora de Loreto


PROPUESTA PARA LA INCLUSIÓN DE LA PLAZA DE NUESTRA SEÑORA DE LORETO EN EL CATÁLOGO DE BIENES PROTEGIDOS DEL AYTO. DE MADRID

La Plaza de Nuestra Señora de Loreto, elemento central de la colonia del mismo nombre, es uno de los lugares más emblemáticos, por su interés arquitectónico y urbanístico, de Barajas. Fue diseñada en 1949 por el arquitecto Fernando Montes Rodríguez dentro del Proyecto de Viviendas Protegidas para el Personal de la Compañía Iberia.

Arquitectónicamente, la Plaza está constituida por un bloque en U desarrollado en tres plantas; la planta baja se proyectaría con una primera crujía destinada a soportales y otra a establecimientos comerciales. Las otras dos plantas albergarán un total de 32 viviendas de diversos tipos.

jueves, 31 de enero de 2019

Plazas Mayores, Lugares de Encuentro (Ciclo de conferencias)

Pincha para ampliar la imagen
CICLO DE CONFERENCIAS
MAR/ABR
Centro Cultural "Gloria Fuertes"
Avd. Logroño, 179

Muy pocos elementos definen tan bien como la Plaza nuestra cultura. Paradigmáticamente, en la Antigua Grecia la voz ágora (plaza), que hacía referencia a su vertiente arquitectónica y urbanística, tenía el correlato de agorein (hablar en público, debatir), que hacía lo propio con lo más esencial de la vertiente social y política del ser humano, la reunión. Son estos dos conceptos, antes consustanciales, los que hemos querido poner sobre la mesa como dos caras de la misma moneda en este ciclo de conferencias sobre regeneración urbana y puesta en valor de algunos espacios históricos de la región de Madrid.

Nos centramos en algunas de las plazas mayores que, desde los siglos XVII y XVIII, se han convertido para sus municipios en ese ágora en la que los vecinos tienen su punto de encuentro, su lugar de reunión y debate, su lugar para el esparcimiento y la fiesta. Plazas mayores de innegable belleza y valor que, no obstante, se encuentran al margen de los principales circuitos turísticos y culturales de la Comunidad de Madrid, debiendo su puesta en valor a una meritoria labor realizada desde sus respectivos ayuntamientos. Considérese este ciclo, por tanto, como un modesto homenaje que desde Barajas BIC realizamos a los técnicos municipales que, con los escasos recursos, hacen de estos espacios históricos unos auténticos referentes sociales para los vecinos.

martes, 11 de septiembre de 2018

Barajas, cuatro mil años de historia a través de la arqueología

PROPUESTA PARA LA PUESTA EN VALOR DEL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO DEL DISTRITO DE BARAJAS

INFORME: Barajas, cuatro mil años de historia a través de la arqueología AQUÍ

De los distritos que componen la ciudad de Madrid quizá sea el de Barajas el que alberga una mayor variedad patrimonial. Desde la Edad Media (Castillo de la Alameda) hasta el patrimonio contemporáneo (Parque Juan Carlos I), pasando por la arquitectura de los siglos XVI y XVII (Plaza Mayor y Casco Histórico de Barajas) y el paisajismo de la Ilustración (Jardín Histórico de El Capricho), Barajas podría ser considerado como un ejemplo de la evolución cultural de la región de Madrid.

Aunque no se ha valorado en la medida de su gran importancia, el distrito de Barajas cuenta también con una gran riqueza arqueológica fruto de estar asentado en la vega del río Jarama, uno de los principales cauces madrileños. Los restos arqueológicos del distrito muestran una línea casi ininterrumpida que nos lleva desde el Calcolítico (tercer milenio a. C.) hasta el final de la Edad Media. Son notorios, en este sentido, los hallazgos de asentamientos de la Edad de Cobre (Cerro del Castillo), Edad de Bronce (Las Quebradas y El Muladar), Edad de Hierro (El Malecón), periodo romano (El Rasillo y el Guijo), periodos visigodo e islámico (El Encadenado -El Soto, Las Charcas y la Huelga), por señalar los registros más importantes.

jueves, 3 de mayo de 2018

Barajas BIC, cinco años potenciando el patrimonio


La creación de Barajas BIC estuvo presidida por una idea básica que ha sido el marco para desarrollar toda su actividad durante estos cinco años: convertir Barajas, hasta entonces un “distrito dormitorio” a la sombra del aeropuerto internacional, en un referente cultural para la ciudad de Madrid. En nuestra contra se hallaban décadas de centralismo político en la capital, por el que gobiernos los gobiernos municipales apostaban por fortalecer culturalmente la almendra central en detrimento de la periferia, que quedaba en un segundo plano. Pero en nuestro favor se halla un extenso acervo patrimonial, un conjunto de importantes elementos que permiten recorrer la secuencia histórica desde la Edad de Bronce hasta la actualidad, y que hacen de Barajas uno de los distritos con más interés cultural de Madrid.

Bien es cierto que, en tan sólo cinco años, ese horizonte al que apuntaba nuestra idea principal está solamente esbozado, pero también lo es que el debate sobre el patrimonio histórico en Barajas ha pasado de la anécdota a la categoría. De hablarse de El Capricho, del Castillo de la Alameda o de la Plaza Mayor de Barajas, por ejemplo, como de elementos exóticos dentro del debate político y social de Barajas, se ha pasado a contemplar dichos elementos sobre el telón de fondo del potencial que el distrito tiene de cara a su futuro a medio y largo plazo, y que no es otro de que su gran valor cultural. El poder identitario del patrimonio histórico ha jugado a favor y facilitado que nuestra idea base pudiera ir calando en la sociedad de Barajas y, mucho más allá, en la del resto de Madrid.